Empresas del ocio en Madrid abogan por normativa adaptada a los usos nuevos