Madrid cambia su logo turístico para venderse como la ciudad del abrazo